Amida Arquitectura T. 973 221 613

PARA UN HOGAR MÁS EFICIENTE: MEDIDAS PARA EL AHORRO ENERGÉTICO

Por Amida el febrero 2014 en Espacio sostenible
0

M1. ESTAS PENSANDO EN CAMBIAR LAS VENTANAS DE TU CASA?

Si las ventanas de tu casa tienen más de 25 años, no ajustan bien, el vidrio es simple (un solo vidrio), los perfiles son de aluminio de geometría sencilla, notas convección de aire frío cuando te acercas en invierno o, directamente, entrada de aire frío… y quieres mejorar tu confort térmico al mismo tiempo que reduces el consumo en el combustible de la instalación de calefacción de casa, un consejo: plantéate cambiar ventanas y puertas exteriores.

Con respecto a la carpintería (los perfiles que conforman el marco que sostiene el vidrio) hay muchos materiales posibles, así como también hay muchos tipos de vidrios. A nivel de ahorro energético y aislamiento térmico, lo más importante es que nos fijemos en la “transmitáncia térmica” que tiene cada elemento, la “U”, que debe de ser lo más baja posible. En la provincia de Lleida, de acuerdo con el Decret d’Ecoeficiència, la U del conjunto carpintería+vidrio puede de ser, como máximo de 3,3W/m2K.

Una posible clasificación de carpinterías de menor a mayor “U”, o sea de mejor a peor aislante, sin tener en cuenta nada más (ni criterios estéticos, de durabilidad y mantenimiento, ni de fabricación o proximidad), es la siguiente: de PVC (de 3 o más cámaras), de madera blanda (coníferas, pino…), de medra dura (haya, iroko, teca…), de PVC (de 2 cámaras), de aluminio con rotura de puente térmico  de 12mm de grosor o más, de aluminio sin rotura de puente térmico, de metal.

Referente a los vidrios, es recomendable un vidrio múltiple (doble vidrio con 1 cámara de aire es suficiente).  Es mejor que la cámara de aire no supere los 18mm de grosor con vidrios incoloros, ya que se ha estudiado que con más anchura se generan convecciones de aire interiores que empeoran el comportamiento térmico del cristal. Si los vidrios son “bajo emisivos” la cámara de aire no debe superar los 16mm, por el mismo motivo. También es importante que este grosor de la cámara no sea inferior a los 12mm.

A demás  de la mejoría térmica que suponen los cristales “bajo emisivos” respecto a los incoloros, se puede añadir el hecho de que dentro de la cámara en lugar de aire tengamos un gas más pesado que el aire (argón, xenón, kryptón); esto mejora la “U” y también el aislamiento acústico de la ventana. Aunque tiene el inconveniente de que es muy difícil evitar a largo plazo la fuga de este gas, las cámaras de aire no son tan estancas como para retener estos gases permanentemente.

Para tener una idea de la diferencia de coste que nos puede suponer escoger entre uno y otro vidrio, respecto a sus prestaciones térmicas, dos comparativas:

– un vidrio incoloro de 4mm, con cámara de aire normal de 12mm y un vidrio interior también incoloro de 4mm de grosor (es decir, un 4/12/4) tiene una  U=2,9. Mientras que el mismo vidrio con bajo emisivos tiene una U=1,7. El vidrio con bajo emisivos tiene un precio superior en aproximadamente un 30% respecto al incoloro, mientras que la U se reduce en más del 40%.

– un vidrio 4/16/4 (cámara de 16mm) incoloros tiene una U=2,7, mientras que el mismo vidrio con bajo emisivos tiene una U=1,4. El incremento de precio de un vidrio 4/16/4 en relación al 4/12/4 es insignificante.

Es evidente que, a veces, hay otras soluciones posibles antes de plantearse la sustitución de las ventanas. Si son de madera se puede pensar en un cambio de cristales, o si son de aluminio se puede duplicar la ventana por el exterior y ya estaremos mejorando mucho la U del hueco de fachada.

Esperamos que estos datos, analizados en el curso al que asistimos en el COAC sobre “Criterios prácticos de rehabilitación energética” el pasado mes de octubre, os sean de utilidad. Si queréis profundizar más en este tema, ya sabéis dónde encontrarnos.

Marta